Las raíces evolutivas del virus del Ébola son más antiguas de lo creído

img_23135

Imagen del virus del Ébola captada mediante un microscopio electrónico de transmisión (TEM), y coloreada para realzar su estructura. (Imagen: Frederick Murphy / CDC)

La familia de virus a la que pertenecen el del Ébola y el de Marburgo es más antigua de lo que se había pensado hasta ahora. Ambos virus se “bifurcaron” evolutivamente de su ancestro común más reciente hace millones de años. Los virus de esta clase han estado interactuando con mamíferos durante largo tiempo, también varios millones de años.

La nueva investigación, a cargo del equipo de Derek Taylor, de la Universidad en Buffalo (Universidad Estatal de Nueva York), muestra que los filovirus, una familia a la que pertenecen el del Ébola y su pariente igualmente letal, el de Marburgo, tienen al menos entre 16 y 23 millones de años.

Lo descubierto por esta investigación añade nuevos y útiles datos al saber científico sobre los filovirus conocidos, de los que se creía que surgieron hace 10.000 años, coincidiendo con la aparición de la agricultura. El nuevo estudio hace retroceder la aparición de la familia a la época en la que surgieron los monos antropomorfos.

Conocer más sobre la evolución comparativa del virus del Ébola y el de Marburgo podría tener repercusiones importantes sobre el diseño de vacunas y los programas que identifican los patógenos emergentes.

La investigación no se ha ocupado de la edad de las variedades actuales del virus del Ébola, sino que se ha centrado en mostrar que tanto el virus del Ébola como el de Marburgo son miembros de líneas evolutivas antiguas, y que estos dos virus se “bifurcaron” de su ancestro común más reciente hace al menos entre 16 y 23 millones de años.

Información adicional

Post. Dr. Jmarte

¿Son suficientes 21 días como periodo de cuarentena para el Ébola?

En un estudio realizado por Charles N. Haas, profesor en la Universidad Drexel en Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos, y cuyos resultados se han publicado en la revista académica PLOS Currents (Outbreaks), se plantea la posibilidad de que el plazo de 21 días que está aceptado como periodo de cuarentena para la infección por el virus del Ébola pueda resultar insuficiente en algunos casos.

A medida que el personal médico y las autoridades sanitarias responden a los primeros casos de Ébola que se han dado a conocer en países como Estados Unidos y España, se están reexaminando muchos de los procedimientos de seguridad para afrontar la amenaza del virus y evitar que se propague. Uno de los principios para minimizar el riesgo de la propagación de la enfermedad ha sido el período de cuarentena de 21 días para las personas que podrían haber sido expuestas al virus. Pero la citada investigación del profesor Haas sugiere que 21 días podrían no ser suficientes para prevenir completamente dicha propagación.

En su estudio, Haas ha revisado las cosas que la comunidad científica aprendió con las epidemias del virus del Ébola de 1976 en Zaire y del 2000 en Uganda, y las ha comparado con los conocimientos adquiridos en los primeros 9 meses de la actual epidemia.

En aquellas dos epidemias pasadas, los datos recogidos por la Organización Mundial de la Salud dieron cuenta de un período de incubación de 2 a 21 días para el virus, lo que significa que después de 21 días, si la persona no ha presentado síntomas, probablemente ya no estará infectada ni será contagiosa.

Sin embargo, examinando de forma más amplia los datos de otras epidemias de Ébola, la del Congo en 1995 y la actual en África Occidental, se percibe una desviación cuyo alcance se halla entre el 0,1 y el 12 por ciento, según Haas. Esto significa que podría haber hasta un 12 por ciento de posibilidades de que alguien pudiera estar infectado incluso después de la cuarentena de 21 días.

img_22966

Esta fotografía fue tomada en Nigeria, y muestra una sesión de adiestramiento, en la cual médicos nigerianos están siendo enseñados por un miembro de la Organización Mundial de la Salud sobre los protocolos adecuados a seguir al ponerse y quitarse el equipo de protección personal con motivo de su actividad tratando pacientes de Ébola. La imagen fue captada durante la epidemia de Ébola de 2014. (Foto: CDC / Sally Ezra)

“Si bien el valor de 21 días de cuarentena, usado actualmente, puede surgir de la interpretación razonable de los primeros datos de la epidemia, este trabajo sugiere que es necesaria una reconsideración y que 21 días podrían no proteger suficientemente la salud pública”, declara Haas.

Haas, quien posee una amplia experiencia en el análisis del riesgo de transmitir patógenos biológicos, explica que estos períodos de cuarentena deberían ser determinados a través de una valoración del coste de poner en práctica la cuarentena extra frente al coste de dar de alta a los individuos expuestos. Considerar el balance potencial entre costes y beneficios a medida que se extiende el tiempo de cuarentena debería ser lo que guíe a las autoridades sanitarias a la hora de determinar el tiempo apropiado. Obviamente, con enfermedades muy contagiosas y potencialmente mortales, el coste de cometer una equivocación al quedarse cortos cuando se determine una cuarentena es extremadamente alto.

“Claramente, para patógenos que tienen un alto grado de transmisibilidad y/o un alto grado de gravedad, el tiempo de cuarentena debería ser mayor que para agentes con transmisibilidad más baja y/o gravedad menor”, valora Haas.

Información adicional (Post.: Dr. Jmarte)

Visitan HospitalCabral y Báez: Estudiantes de la Escuela de Medicina de la Universidad Loyola de Chicago

Un grupo de estudiantes del Loyola Medical School of Chicago, Illinois, USA recorrió las instalaciones de este HRUJMCB con el interés de conocer de cerca la labor de esta prestigiosa institución médica.

La visita fue coordinada y dirigida por Andy Gleason (coordinador de programas de Misión-ILAC) y como anfitrión fungió el señor Johnny Lama, del departamento de Relaciones Públicas del Hospital.

Diferentes áreas del centro asistencial fueron conocidas (Consulta Externa, Laboratorio, Centro de Emergencias, Salud Bucal, Hemodiálisis y otras más), en donde recibieron explicaciones sobre su funcionamiento.

Misión ILAC mantiene programas permanentes con reconocidas academias norteamericanas que, periódicamente, envían a sus alumnos a compartir conocimientos y experiencias en nuestro país, lo que aprovechan para visitar nuestro Hospital Cabral y Báez.

IMG_1460

​Bridget, Liz, Pauline, Carolina, Brittany, Emilio, Liz, Julia, Sara, Andrew, Jim, Johnny Lama, Robyn, Colleen, Sara y John

Post.: Dr. Jmarte

Primera Dama, Sra. Cándida Montilla de Medina, dona kits de diálisis peritoneal al Hospital Cabral y Báez

La entrega de esta importante partida de kits para pacientes renales crónicos, fue realizada por el Dr. Melchor Figueredo, en representación de la Primera Dama, conjuntamente con la Lic. Yesenia Luzón, encargada del Despacho en la ciudad de Santiago.

unnamed

El valioso donativo fue recibido por el Dr. Rolando Báez García, director del HRUJMCyB, quien agradeció profundamente por tan importante contribución a favor de los pacientes del área de nefrología, quienes reciben tratamiento gratuito a través de los programas establecidos por el Ministerio de Salud.-

Nota: Sr. Juan Lama (Enc. Depto. Relaciones Públicas HRUJMCB)
Post: Dr. Jmarte (Enc. de Medios y Redes Electrónicos HRUJMCB)