Dr. Pedro Mendoza, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del HRUJMCB, dice: “El alcohol causa 70% accidentes”

Foto-Accidente-de-tránsito

PEDRO MENDOZA

Jefe de Cuidados Intensivos del hospital José María Cabral

Alarmados varios organismos del Estado, la prensa nacional y basta organismos crediticios como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ante la altísima tasa de mortalidad que conllevan los accidentes de tránsito en República Dominicana, han contratado una empresa coreana para que investigue la infraestructura vial, es decir, que verifique la condición de uso y seguridad en que están los caminos, calles y carreteras de nuestro país.

Eso quiere decir que estas instituciones creen que el hecho que tengamos una cifra de muertos del tránsito terrestre que alcanza la tenebrosa tasa de 42 muertos/100 mil habitantes, ¡la segunda más alta del mundo entero!

Es debido a las malas condiciones de los caminos, a un pobre peraltaje de las carreteras y a tramos de calles y avenidas cuyos cuadrantes en las intersecciones fueron construidos a menudo con hipérbolas cuyos ejes transversos están tan distorsionados que dificultan una correcta visibilidad y la toma de precauciones.

Cuando leí eso en los medios, atrajo mi atención que por enésima vez se pretende enfatizar que la causa fundamental de los muertos del tránsito son las imperfecciones de calles y carreteras.

Conclusión: “No hay más ciego que aquel que no quiere ver.” Señores, ¿quien no sabe en este país que de cada cien accidentes de tránsito, un 70% tiene como causa la generosa ingesta de alcohol, un 20% se debe a la falta de atención, de concentración, a distracción e inestabilidad de la atención de choferes públicos y privados, otro 5% se origina en la falta de mantenimiento preventivo del vehículo y tal vez sólo un 5% podría atribuirse a las malas condiciones de las vías, señalizaciones y a trastornos visuales de choferes?

Miles de conductores cuando van transitando por calles y carreteras lo hacen como si padecieran una manifiesta patología de la atención y la concentración ya que son incapaces de mantenerse enfocados en las características del camino y pendientes de las imprudencias de otros conductores y los transeúntes. ¡Y pensar que basta con que todos cumplamos la ley!

Los médicos de hospitales públicos estamos convencidos que los años de corrupción imperante en las instituciones que deben velar por el cumplimiento de la ley de tránsito, el consumo excesivo de alcohol, el tigueraje predominante en los dirigentes y miembros de cientos de sindicatos del transporte y la irresponsabilidad implícita o explicita de cientos de padres que toleran que sus hijos adolescentes manejen de manera temeraria o borrachos, son las poderosas causas que sirven de alfombra a miles de accidentes mortales en nuestro país.

Desde e1 2012 al final del 2013, los médicos de la Unidad de Terapia Intensiva del hospital José M. Cabral y Báez, dimos asistencia a 125 pacientes con traumatismo severo a causa de accidentes de tránsito.

De esa cifra fallecieron 50, es decir, un 40% del total. Dado que pasaron en el hospital un promedio de 35 días y el costo promedio por paciente fue de 1.3 millones de pesos, entonces la asistencia médica de los 125 accidentados tuvo un costo global de ¡162 millones de pesos para el hospital!

Asómbrese, de los 125 traumatizados graves, 82 habían consumido abundante alcohol y 20 fueron arrollados por choferes que manejaban mientras consumían alcohol.

El reputado psiquiatra dominicano, José Dunker, escribió hace poco un libro titulado “Cultura del tigueraje en República Dominicana” y en el mismo expresa: “En cualquier país del mundo hay infractores, la diferencia es: (sic) si existen mecanismos para aplicarles el peso de la ley. Si no hay castigo, crece la infracción.”

El doctor Dunker cita varias observaciones hechas por el psicólogo social, Tom Vanderbilt en un libro que fue un “Best Seller” en 2009, titulado “Porque conducimos de la manera que lo hacemos.” El doctor Vanderbilt establece que la falta de institucionalidad es responsable del incremento de loti accidentes de tránsito.

Halló que existe una correlación positiva entre muertes de tránsito y corrupción y el PIB. Noruega, -añade- tiene un bajo nivel de corrupción, un alto PIB y es uno los países con mayor seguridad en el tránsito.

Otro ejemplo que utiliza es el de Holanda y Bélgica. Dos naciones con igual PIB, pero como Bélgica tiene un índice de corrupción más alto que Holanda, también registra el mayor número de muertes por accidentes.

Los muertos del tránsito disminuirán sí y solo sí el Estado obliga a que cumplamos con la ley.

Fuente: Periódico El Nacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s